Asociación Familiares Yak42
Inicio
jueves, 25 de agosto de 2016
62 Victimas
Victimas
Album de fotos
Asociación
Trayectoria Histórica
Estatutos
Junta Directiva
Juicios
Causas Accidente
Contrataciones
Identificaciones
Otros documentos
Comparecencias Congreso
Revistas de Defensa
Prensa
Dossier de Prensa
Noticias
Homenajes
Reconocimientos
Actos
Documentales
Relatos
Solidaridad
Presentación
Campañas
Proyectos
Agradecimientos
Foros
Foro
INICIO
LAS FAMILIAS NO RECURRIREMOS LA SENTENCIA DE ZARAGOZA. 

El hecho de que no recurramos esta sentencia es evidente. Desde el primer momento, hemos buscado dos cosas, y así se cita en los Estatutos de la Asociación,

  • hacer pública una verdad; objetivo que hemos conseguido a lo largo de estos siete años, buscando documentos, testimonios, y saliendo a la calle. Queremos agraceder el apoyo que hemos recibido tanto de las personas que se han atrevido a declarar en el juzgado, como a los medios de comunicación que en todo momento nos han acompañado y ayudado a visibilizar la verdad.
  • hacer justicia; y depurar responsabilidades. Así lo afirma y ratifica la sentencia del juicio de Zaragoza al reconocer que el avión no debía haber despegado y que no reunía las condiciones de seguridad necesarias.

Con esta sentencia  se cumplen nuestros objetivos principales, ya que la sentencia, por dos veces, es favorable a los 62 militares víctimas del accidente y a las familias, al reconocer la verdad y señalar a los responsables. Presentar un recurso en este momento,  respondería únicamente a intereses económicos.

 

Gracias por acompañarnos.

Asociación de familiares víctimas accidente Yak-42.

 
Galeria de Fotos
Eventos
Agosto 2016 Septiembre 2016
Lu Ma Mi Ju Vi Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31
Formulario de acceso





¿Recuperar clave?
¿Quién está en línea?
Administración
Administrador
Visitas
Visitas hoy:2
Visitas ayer:10
Visitas semana:95
Visitas mes:779
Visitas totales:189959

Sindicación
 
© 2008 Asociación Familiares Yak 42

DISEÑADO POR LUIS FERNANDO ROMERO